TODO LO PINTABLE.
Moneiba Lemes y Raúl Artiles.
Keroxen 11. 2011

M - Esa imagen, la de la explosión, me gusta. ¿Crees que debería ser más grande?.
R - No, lo complicaríamos porque al ampliarla se pierde, se ve mejor así.
M - Sí, es verdad. Por cierto, ¿cómo vamos a titular esto?, yo le estaba dando vueltas a "cosas que hacen ¡BUM!", ¿recuerdas?
R - ¿Todavía?¡esta?s trabada con ese título desde hace tiempo! Era de aquella novela que tenías en casa, ¿no?. Me gusta, pero igual un poco usado y repetitivo.
M - Si, creo que va por ahí. Lo primero que me viene a la cabeza es un índice fotográfico o una cinta mecánica de ima?genes pasando muy deprisa, no sé.
R - Creo que sé a lo que te refieres, pero tal vez deberíamos ser un poco más concretos, aquí tenemos rescates, naufragios, islas, figuras que caen, fotogramas de video. Estamos hablando de superficie, de lo inestable...
M - ¡De pintura!. No empecemos a divagar como locos, esto va de pintura y punto.
R - Vale, empecemos por lo "pintable". Estamos en el principio, todavía no hay pintura, so?lo una capa de óleo y aguarrás. Esto lo hacemos siempre, es una constante en nuestro trabajo.
M- Si. Nos alejamos constantemente de las imágenes, o más bien, tratamos de alejarlas de su referente. Antes de que se convierta en pintura pasan demasiadas imágenes.
R- Últimamente solo pienso en lo que puede ir ahí, lo que debería discriminar de aquí, me cuesta explicarlo, me refiero a hablar de la imagen que aún no esta?, de pintura, del proceso.
M- Es complicado, la pintura siempre viene luego, todavía estamos en la parra...